Para esta ocasión usaremos los tallos de borraja delgadicos y les daremos ese punto de hervor para que se nos queden verde bonito, ¿ok?.  Con los chipirones toca lo de siempre, limpiarlos, pero ya sabeis que hemos nacido pa’sufrir.  Las patitas las haremos en la sarten y las meteremos en las vainas, que están crudas, ¿vale?.  Necesitaremos un alioli casero de mortero con ajico y una jeringuilla (de esas de los jarabes) ¿estamos?.  Pues empezamos, abrimos una cerveza que ya nos la hemos ganado y a las rebanadas de pan natural tostadico le untamos una FINA capa de paté de olivas negras, comprobamos con una que todo esta correcto (para pasar la cerveza).  Los chipirones que vamos haciendo en la plancha, los escurrimos un poco y cuando estén tibios les metemos las varillas de borraja y les inyectamos el alioli, si lo hacemos recien sacados de la plancha se derrite, doy fe.  Hecho esto, los alojamos en las tostadicas y a disfrutar como unas locas.  Bueno no, lo siguiente.

En esta ocasión Florentino nos recomienda un rosadico de Cariñena, Corona de Aragón 2010.  Y si el lo dice, aqui paz y después gloria.

Anuncios