Recordaremos que las croquetas se hacen con las HOJAS GRANDES más sanicas, escaldadas, trituradas y escurridas.  En efecto, esas que te dice el verdulero “¿te quito las hojicas?” pues esas.  La elaboración es como siempre, pero en esta ocasión, la LECHE que vayamos a usar, le daremos un calentón curioso en el microondas con las pastillas de REGALIZ, (unas 15 ó 16) con el fin de disolverlas (cosa que casi seguro no conseguiremos en su totalidad)  obteniendo un inquietante color tostado y además sin quererlo vamos a conseguir en la cocina un efecto balsámico tooootal.  Cuando la masa ya se haya enfriado rebozamos como de costumbre en huevo y pan rallado. Y ya está.  ¿A que molan?  Para terminar, si quereis triunfar delante de esa persona animal o cosa que te hace suspirar, poneis un porrón (para escanciar) con un tinto joven Aldahara 2009 -somontano- y plan fijo, ¡pero fijo!.

El vino nos lo recomienda Florentino, ojito.

Anuncios