Veamos, estos son los crespillos de toda la vida, pero en saladete.  Cosas de Villastar.   El asunto es el que es, DOMINGO & VERMUT.  Nos ponemos en marcha (que sino se nos junta con la comida)  usamos las hojicas pequeñicas esas que miden 5 ó 6 cm. y que tienen un verde arrebatador, las pasamos por debajo el grifo y se dejan escurrir.  Mientras, preparamos la masa de rebozar con un poco de harina , levadura en polvo, sal, colorante alimentario y vino blanco o agua o cerveza o agua con una chorrada de vino, sea cual sea el líquido elegido, el dato a tener en cuenta es que tiene que estar frío, (si se tarda en freir se sugiere guardar en la nevera).  El tema es facil, pasamos la hoja por la masa y sin ponerlo todo perdido, freimos.  Las escurrimos en papel absorvente y a disfrutar.  Pero claro habíamos dicho que era domingo y un vermut sólo con verde, pues hombre, bonito pero soso.  Cogeremos de donde haya unas gambicas resultonas y las freiremos.  La NOTA CHULA para esta receta más que clásica es tener todo preparado y en el aceite de freir las gambas, freimos las hojicas, os garantizo que sube muchos enteros.  ¿queda claro?  Si no encontramos gambas ni en la nevera del vecino, freir unos trozos de jamón es una solución más que interesante.

Me dice Florentino (que se esta poniendo como un oso) que este plato pasaría de miedo con una cerveza de trigo artesanal, Gisgerba, criada y mimada en el Bajo Cinca

Anuncios