Las cinco de la tarde de un día radiante y soleao, los clarines sonando a “to meter” y la plaza abarrotá, puros que té fuman, mantillas al cierzo y escotes de pasión & ardor.  La cuadrilla preparada en el callejón (todos cargan a la izquierda), las miradas se buscan, las manos hacen cruces en el momento en que  la banda de música se arranca por pasodobles ¡¡tachin tachan tachan!!, comienza el festejo y toda la plaza al unísono, al compás y a la vez gritaron ¡¡¡¡PELOTAS!!!!  pá merendar ¡¡¡¡PELOTAS!!!!  Y aquí estoy yo, pueblo, para serviros (no como otros).

pelotas 2

 

Ya hemos aprendido en anteriores capítulos que las hojas de la borraja si las escaldamos, las escurrimos y las trituramos (en este orden) son el aliado perfecto, en este caso, para nuestras PELOTAS.  En esta ocasión las vamos a hacer con TERNASCO DE ARAGON.   Yo, que soy así, he usado la parte del cuello que me parece muy sabrosa y a su vez económica (que no está el asunto para ostias).  El carnicero que nos lo trocee y en casa lo cocemos con verduritas y un chorrico vino blanco, el caldo lo guardamos para sopa y la carne la desmigamos.  En la sartén favorita de casa ligaremos (no con la vecin@) la borraja, el ternasco, harina y leche, como para croqueta, y al final le podemos añadir o pimiento rojo o cebolla, pero crudos.  A la hora de comerlo unos tropezones tersos y jugosos hacen sonreir.  Hacemos las PELOTAS.  En el rebozado hemos añadido el “glamour” en forma de frutos secos y usado, MAIZ salvaje que se me ha roto la bolsa, ALMENDRA de los campos de Fernando y NUEZ del saco.  Todos buenos, todos diferentes.

Buen gusto os quedará al probarlas… y BUEN GUSTO es una tienda molona en la Pza. Ariño donde nos aconsejaron para maridar la merienda, una cerveza artesana de Soria, de trigo y de calidad.  Caelia.  Esta publicación se  la brindamos al respetable y a BUEN GUSTO por tener ¡¡¡¡PELOTAS!!!!

Ovación y vuelta al ruedo! ¡Que escándalo, por Dios!

Anuncios