Vicio podría ser un adjetivo, pero buenorras es el mejor calificativo.  Así de “humildes” (antes muerto que sin sitio…) empezamos la jornada, más dulce que de costumbre, con unas gominolas molonas de borraja, las unas con Moscatel de Alejandría de Bodegas San Valero y las otras de Gin-Tonic con Ginebra Yañez nº 2.  La fórmula fué la misma (dos láminas de gelatina) y un poco de azucar en la de Gin.  Los moldes es conveniente engrasarlos con un aceite “tipo girasol” para no tirarte de los pelos al desmoldar.  Agominolas!l moscatel le vino muy bien ese sombrerete de chocolate fondant y a la de Yañez tener las hojicas super troceadas atrapadas en la esfera nos hizo recordar esas bolas de nieve antiguas…

Nos gustó, lo pasamos bien y el resultado fue un postre diferente a la hora de fardar… y en el casette sonaban Los Pecos!

Anuncios