Siempre coincidían en el bus de vuelta, sus miradas ya se habian cruzado varias veces pero está vez, un frenazo improvisado las obligó a disculparse.  Yasmín le ayudó a recoger parte de la compra a la vez que exclamaba, humm!  que bien huelen estos quesos.  María, sonrojada se atrevió a invitarla a cenar, (hacía tiempo que se había fijado en ella) a lo que Yasmín asintió sin dudar.  Una vez en casa empezaron a preparar las tapas dando unos cortes al pan y tostándolo. El espectáculo que ofrece un queso StiDSC_1310lton (azul inglés) y nuestro queso Nube (Huesca) es otro mundo.  Mi amiga Idoia me los prepara y siempre acierta, comentó María. Has probado a ponerle mermelada? En la nevera seguro hay alguna, contestó.  Yasmín fué a su bolsa y sacó un bote de “el ababol”, mermelada de borraja, vainilla y limón.  Este Stilton no es cualquier azul y necesita que sea mimado, por eso la seda de la borraja y el aroma de la vainilla harán de él un queso feliz.  Sus manos se tocarón y sonrieron.  Mar
ía estaba cortando el Nube, mientras en el mortero, Yasmín picaba unas avellanas.  Eligieron la hoja más bonica de la mata, la trocearon muy pequeña (como el perejil) y la bañaron en aceite de oliva.  Yasmín se sorprendía por la mezcla de ingredientes y de ese aceite con borraja, se lo ví hacer a Antonio en la Carpa de Pastores este año, contestó María, huy! qué chico más molón, añadió Yasmín.

Se sentarón a la mesa con su bandeja de tapas (con borraja) descorcharon un vino (no me fijé en la etiqueta) y mirándose a los ojos y sonriendo con complicidad decidieron brindar por el mundo, por el amor y por la paz y la paz y la paz.  PAZ & PAZ.

Anuncios