Elisabeth notaba una mirada fija en ella, le incomodaba.  No sabía de donde venía y eso le producía nerviosismo.  Había mucho personal en la fería y los stand llenaban de ruido todo el recinto.  De pronto se fijó en uno donde la calma y las risas tenían nombre propio “Las Borrajas del Copón”, se acercó y descubrió la mirada que antes le perturbaba…una cDSC_1617igala!  Aliviada por el descubrimiento comenzó a observar y descubrir que estaba reposada sobre un lecho de hojas de borraja fritas, que le acompañaban unos puntos de mahonesa cítrica, naranja & limón y unos dados inquietantes de…parecía pan, pero no estaba segura.  Decidió preguntar al mocico del stand, que présto y galán le contó que eran dados de pan remojados en vino blanco de Aragón (que sólo Marta Tornos conoce) y recubierto de azucar (fórmula antiquísima de merienda infantil).  Sorprendida, ilusionada y aún diría más, atrapada por la sencillez, exclamó, cuán Tentación en la Mesa! a lo que el mocete ruborizado, porque era muy suyo, sonrió y añadió “las cervezas las pagas tú..”

Anuncios