Realmente pensabais que ésto no iba a llegar?  Acaso en vuestros ascensores no salió nunca el tema?  Cuando mirabais los escaparates más chic, no dijisteis eso de “mira qu’eres linda, que bonica qu’eres…” Pués ese día ha llegado y los -Nuevos Cortes de La Borraja- han venido para quedarse.   Empezamos!  despiece borrarja                          El Culo: Vale, el culo es culo y sirve para lo que sirve, en nuestro caso todavía por descubrir, pero había que ponerlo porque es el equilibrio de la mata y parte fundamental de una tarde de cervezas…                                                                                                                                                                                                                            Zona A: Nos referimos a esas hojicas diminutas casi invisibles que habitan en su interior, están como arropadas y escondidas para que no las veamos, pero existen y son una sorpresa en una ensaladica resultona con una vinagreta sexy…(se comen en crudo)                                                                                                                  Zona B: Estas hojas son un poco más grandes y van acompañadas de su tallo ligeramente corto.  En efecto el tamaño no importa y resultan ser una bendición en cualquier mesa que se precie (más o menos) para saborearlas en tempura…(también en  crudo)                                                                                                                      Zona C: Ojito! con la “C”, ésto es el auténtico, el inconfundible, solomillo de borraja.  Es la parte superior de la vaina (de mitad para arriba), la más estrecha, la más fardona & resultona y la que mayor presencia tiene en el plato, es más igualada y por tanto belleza asegurada.  Forma parte de las mejores guarniciones y de los arroces más exitosos.  Y para los más extremos -spaguettis- (osea una vaina trocearla a lo largo en dos o tres veces) sólo para profesionales, no hacer sino se tiene agua oxigenada y tiritas.                                                                                                                                                                                                                Zona D: Hablamos de la parte baja de la vaina, la que roza el culo, (siempre sabrosa y apetitosa), ideal en un clásico como por ejemplo con patata, cuidado! si usais trufa como estimulante, usar la Zona C.                                                                                                                                                                                                                    Zona E: Estas hojas ya son un poco más grandes pero son las ideales para hacer croquetas de mil sabores…pongamos por caso, con regaliz, con berberechos, con queso Cabriola & Nueces, con tocineta…  (y así hasta mil)                                                                                                                                                                                        Zona F: Ya por último (y por ello no menos importante) nos quedan las hojas grandes, las que suelen estar algo estropeadas y la verdulera nos dice eso de “te quito las hojaaaaas” pues bien, las podemos añadir a los caldos y así aportar sabor rico a nuestras sopitas.

Bueno criaturas esto es todo, que al final aún hay trocico para leer…

Anuncios